holistic-concept
Tendencias sector Horeca

El Concepto Holístico llega a los Restaurantes

Iniciamos un nuevo año y con él llegan nuevas oportunidades y tendencias para el sector de la restauración. En esta serie de artículos iremos desgranando varios conceptos que entran con fuerza en el sector. 

THE HOLISTIC HEALTHY CONCEPT

Nuestro mejor conocimiento sobre la salud y el impacto de ciertas prácticas agrícolas y ganaderas, nos llevan a una demanda cada vez más exigente de los productos. Hoy, demandamos una mayor trazabilidad y confianza en los alimentos que consumimos. Más allá de dietas (desde el veganismo y el paleoísmo, pasando por curas mil y una cura détox), las sociedades modernas, instaladas en un escalón bastante privilegiado de la Pirámide de Maslow, abrazan un estilo más holístico de lo que representa la salud del cuerpo humano en términos tradicionales.

Buscamos una mayor comprensión de la importancia de cuidar del planeta y sus recursos, advertidos por ciertos movimientos catastrofistas que auguran la gran hambruna del 2050, en la que no dispondremos de recursos para alimentar a toda la población mundial, los humanos hemos empezado a tomar consciencia de la necesidad de cambiar la forma en que hacemos las cosas.

El sector alimentario es uno de los grandes afectados por este cambio en el pensamiento global.

En tercer lugar, el deterioro de muchos ecosistemas debido al abuso de consumo de materiales como el plástico, nos han obligado a replantearnos una nueva forma de entender cómo gestionar el ciclo de vida de ciertos materiales.

 

La economía circular, una estrategia que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos vírgenes, cerrando los «bucles» o flujos económicos y ecológicos de los recursos, irrumpe en todas las industrias como una solución a un problema que se agrava a pasos de gigante.
 
holistic-food-restaurant-people

En hostelería, este HOLISTIC HEALTHY CONCEPT, nos trae varias tendencias:

Relativos a la salud y bienestar del individuo:

  • La incorporación de la trazabilidad de los alimentos como control y garantía de los mismos.
  • Una cocina en la que los alérgenos se detectan para paliar sus efectos en aquellos que sufren una patología relacionada.
  • La utilización de superalimentos.
  • El flexitarianismo.
  • La creciente ola de la oferta de nutrición líquida (zumología).
  • Y, en un futuro no muy lejano, la nutrición personalizada gracias a la biotecnología.

Relativos a la utilización de recursos:

  • El consumo de productos de proximidad (KM0 y UltraKM0).
  • El descenso de consumo de carnes de ganadería intensiva por otras de ganadería extensiva.
  • La incorporación de la proteína vegetal en la despensa.

Relativos a la economía circular:

  • La nueva sensibilidad al desperdicio alimentario.
  • La nueva cultura del reciclado de materiales.
  • El aprovechamiento de todos los productos (de la raíz a la hoja en el mundo vegetal y de la cola a la nariz en el mundo animal).
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *